Un viaje… gore.

Nuevamente el ritual de mi conciencia tranquila se reinicia como mi computadora, comprendo que no somos iguales, pero siento tu piel cual tersa seda esparcida por mi cuerpo, sujetando tu respirar en mi boca, sosteniendo el equilibrio entre nuestros cuerpos para evitar que las gotas de amor no se sequen recorriendo tu interior. Acabo de llegar al fondo del abismal monte iluminado por tu virginal presencia, sucumbo ante la belleza del interior… anoche soñe que me besabas con frenesi, pero tambien que me quitabas la vida con cada orgasmo, y arrancabas mi piel a mordidas con lujuria, hasta dejarme extasiado… y muerto tambien, ahora ya no soy tu amante, y vuelves al callejon donde el amante de turno espera ansioso una prueba de tu amor… canibal.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s